22 de abril de 2014

Llamemos al cambio climático por su nombre: violencia



Multiplicación de la importación de pesticidas, alrededor del 90 % de soya transgénica, vulneración a los derechos de los pueblos indígenas, expansión avasalladora con tala de bosques, entre mucho otros aspectos, es el panorama en el que se conmemora el Día Iternacional de la Madre Tierra en nuestro país. A propósito del mismos, a continuación un artículo publicado por Bolpress sobre cambio climático. 


Bolpress:


VIOLENCIA A ESCALA GLOBAL CONTRA LUGARES, ESPECIES Y SERES HUMANOS

Llamemos al cambio climático por su nombre: violencia

Rebecca Solnit *
Si eres pobre, la única forma probable de herir a alguien es la vieja forma tradicional: violencia artesanal podríamos llamarla, con las manos, un cuchillo, un garrote, o acaso con la moderna violencia práctica, con un arma o un coche. Pero si eres tremendamente rico, puedes practicar la violencia a escala industrial sin ningún trabajo manual de tu parte. Puedes, digamos, construir una fábrica de pura explotación que se venga abajo en Bangladesh y mate a más gente de la que haya matado ningún asesino múltiple artesanal, o puedes calcular el riesgo y beneficio de poner en circulación venenos o máquinas que no sean seguras, como hacen los fabricantes todos los días.

21 de abril de 2014

Mono-dieta responsable de la malnutrición

Mono-dieta responsable de la malnutrición

(Mujeres Sin Miedo Contra el Hambre)

El cambio de hábitos alimentarios, así como diferentes factores económicos y sociales, influyen en la generación de una población que continuamente constituye su dieta en una mono-alimentación, compuesta por cada vez por menos diversidad de productos.

Según datos del INE, publicados por El Deber de Santa Cruz, el boliviano promedio consume entre 94 y 100 kg de papa; 17,6 kg de sal: 47 kg de pan; 38 kg carne de pollo; 35 kg de arroz; 112 unidades de huevo; entre 19 y 20 kg carne de res, principalmente[1].


Mono-alimentación que evidentemente se sería responsable de altos índices de malnutrición reportados en el país. Para el 2012, según la revista Forbes, Bolivia registra índices del 62.2% de obesidad en la población, dos de cada tres adultos la padecen[2]. Datos del Ministerio de Salud dan cuenta de que uno de cada cuatro niños tiene sobrepeso y obesidad en Bolivia, esto significa el 25 por ciento de la población infantil. Por otra parte, también se registran altos niveles de desnutrición según el Mapa del Hambre 2011 del Programa Mundial de Alimentos (PMA), un 27,1% de los niños bolivianos menores de cinco años sufre por la falta de nutrientes necesarios para su supervivencia y desarrollo. Situación alarmante si se considera que la malnutrición es otra expresión de nutrición inadecuada o deficiente generando anemia nutricional que por deficiencia de hierro repercute en forma desfavorable en la actividad física y capacidad intelectual del niño[3].



[1] http://www.eldeber.com.bo/bolivia-lider-en-consumo-de-papa-atras-en-huevo-y-leche/131109184130

17 de abril de 2014

Discriminados por hablar su idioma natal


Dicriminación, un panorama lamentable que continua registrándose a nivel Latinoamérica, así como refleja la nota ublicda por ERBOL:
ERBOL:
 
Latinoamérica

Discriminados por hablar su idioma natal

Jueves, Abril 17, 2014 - 09:57
¿Se ha sentido alguna vez excluido por hablar su propio idioma en otro país? Imagínese si esto sucediese en su tierra natal.
Millones de latinoamericanos, de origen indígena en particular, que hablan un idioma distinto al español o portugués enfrentan a diario esta exclusión lingüística, que también se expande por añadidura a otras esferas de la vida como el trabajo, la salud, la educación y, por supuesto, la esfera social, informa El País.
Desde México hasta Argentina, la desigualdad se ve reflejada principalmente en las minorías raciales: el 50% de los pobres de la región son afrodescendientes, y en la población indígena latinoamericana, la tasa de mortalidad infantil es hasta 3.5 veces más alta comparada con la población no indígena. La esperanza de vida puede llegar a ser de 30 años menos entre la población indígena, de acuerdo a investigaciones en desarrollo social.
Perú es un caso particularmente preocupante. Por ejemplo, del total de peruanos sin acceso a la salud, más del 60% hablan quechua, el idioma ancestral de los incas. La discriminación es tan patente que muchos quechua hablantes -13% de la población peruana, según el censo de 2007- deciden no transmitir el idioma a sus descendientes por temor al rechazo o la burla.
“Desde niño aprendí que el quechua no era algo bueno. Mi mamá decía que no lo iba a usar en Lima y mi papá no me enseñó por vanidad, ya que él no aceptaba por ningún motivo que le digan serrano, y en aquel tiempo la discriminación era muy dura para los migrantes”, comenta José Cavero Torres, un comerciante originario de la región andina de Apurimac, que ahora trabaja en Lima.
Afirma que aunque gran parte de su familia sabe el idioma, ni él ni sus primos aprendieron a hablarlo o a escribirlo. “Cuando llegamos a Lima, la presión social, la discriminación y la propia necedad de los que conocían el idioma jugaron un rol muy importante en contra de los que queríamos conocer más del quechua”, afirma.
Tal es la vergüenza que produciría el hablar quechua que, según la UNESCO, el idioma ha sido declarado vulnerable, e incluso en algunas zonas del país en peligro de extinción, a pesar de ser considerado una de las lenguas oficiales de Perú.
Algunos esfuerzos se vienen realizando para recuperar esta lengua.
Demetrio Túpac Yupanqui, director de la academia Yachay Wasi, se dedica actualmente a revisar su traducción al quechua de uno de los libros más traducidos en el mundo después de la Biblia: Don Quijote de la Mancha. Para Túpac Yupanqui, el quechua es un idioma que tiene “una capacidad superior de expresar el pensamiento humano, tiene palabras que expresan sentimientos y acciones inexistentes en otros idiomas”.
La lengua se habla también en Ecuador, Bolivia, Colombia, Argentina y Chile, pero el Perú concentra la mayor cantidad de quechua hablantes, más de 3 millones de personas localizadas principalmente en los Andes y que viven en condiciones de pobreza y pobreza extrema.
Minorías sin voz
A pesar de que más de 70 millones de personas han salido de la pobreza, América Latina es la región con mayor desigualdad en el mundo: en 2010, ocho de los diez países con mayor índice de inequidad estaban en la región, según el Banco Mundial.
Casos como el de Brasil, dónde el 10% de la población más rica acumula más del 50% de todos los ingresos, son un reflejo de que el reciente crecimiento económico experimentado en la región no está asociado con la distribución equitativa de los ingresos.
“Las minorías étnicas se están beneficiando poco o nada con el crecimiento regional de los últimos años. Los países latinoamericanos tienen que hacer un mayor esfuerzo en crear políticas especialmente diseñadas para los pueblos indígenas, que tomen en cuenta sus puntos de vista y sus anhelos”, comenta Germán Freire, especialista en desarrollo social del Banco Mundial.
Apoyar a las minorías es clave, según los expertos, para fomentar la inclusión social que ayude a los países a lidiar con temas que van desde la movilidad demográfica – flujos de personas que van a las ciudades en busca de mejores oportunidades- hasta impactos en los precios de los alimentos y la volatilidad económica.
FUENTE: http://www.erbol.com.bo/noticia/cultura/17042014/discriminados_por_hablar_su_idioma_natal#sthash.vBDbar24.dpuf

14 de abril de 2014

Ley Minera del MAS: privatista y anti-indígena

Es importante la construcción colectiva de normas, con la participación activa de todos los actores involucrados, principalmente es este tipo de leyes, para alcanzar tomar en cuenta a todos los sectores y que ningunos de estos se vea afectado, así como se describe en la siguiente nota publicada por BOLPRESS.


BOLPRESS:

LOS DERECHOS MINEROS AFECTAN A LA PROPIEDAD AGRÍCOLA Y LOS TERRITORIOS INDÍGENAS


Ley Minera del MAS: privatista y anti-indígena
Carlos Arze Vargas *

La Ley Minera ratifica la preeminencia de la actividad minera sobre otras actividades productivas como la agricultura, por lo que sus derechos se pueden imponer sobre los otros derechos, por ejemplo sobre la propiedad de la tierra agrícola. Está destinada a impulsar y fomentar la privatización de la actividad minera debido a que se hace irrelevante la reserva fiscal y se transfiere muchas áreas estatales a esos actores privados.
Introducción.
 
Gadget de animacion Social - Widgets para Blogger